lunes, 6 de marzo de 2017

Lo que me Sorprendió

Por: Dra. Mary Nóbrega

Soy médico fisiatra, conozco a Dios desde pequeña, creo en Él y también creo en los milagros que puede hacer. Hoy estoy más convencida que nunca que también Él nos puede sorprender.

Hace, aproximadamente, unos 7 meses, una compañía de servicios médicos y fisioterapéuticos a domicilio me llamó para que fuera a evaluar a una paciente con ELA en su casa, ya que ésta se le dificultaba trasladarse hasta el consultorio; entonces, yo con gusto accedí y fue así como conocí a Ana Victoria Sanz.

Ese día, recuerdo que fue un sábado, fui temprano, aún ella se encontraba, en pijama, acostada en su cama con la máscara del Bi-pap (un ventilador mecánico que la auxilia para respirar) puesta en su cara; mostraba bastante espasticidad, estaba con su fisioterapeuta la cual la ayudo a incorporarse minutos más tarde.

Al empezar con el interrogatorio de rutina, quedé sorprendida cuando me contó que tenía 8 años con ese diagnóstico, pues había conocido otros pacientes con esta enfermedad,  los cuales en un lapso de 1-3 años han fallecido producto de complicaciones en la misma. Aparte de sorprenderme el tiempo que llevaba con vida, me sorprendía la notable  paz y tranquilidad que se percibía en esa habitación. Ese día hice mi consulta y dejé mis recomendaciones respecto a la rutina fisioterapéutica que ameritaba. 

Al mes siguiente regresé para hacer una reevaluación y allí en la conversación supe que Ana Victoria era cristiana, igual que yo, me contó que era profeta de Dios,  entonces pensé, sólo así puede esta mujer estar viva con este terrible diagnóstico; solo Dios le ha permitido tener vida todos estos años.

 Luego de esas 2 primeras consultas, comenzamos a conocernos un poco más, supe que ella en esa condición iba y llevaba el mensaje de Dios a donde la invitaban, por eso la invité a mi iglesia para que hablara acerca de su testimonio y llevara el mensaje del Señor.

Estuvo en mi iglesia en noviembre, y allí me sorprendí una vez más, pues siendo yo su doctora sé bien sus limitaciones de movilidad, de respiración y de habla por causa de la ELA. Cuando la pasaron al altar para dar su mensaje, le preguntaron si lo haría en una silla, ella dijo que no, que lo haría de pies, eso preocupó, pero ella estaba decidida a hablar parada. Allí mientras hablaba su disartria desapareció, su fuerza en la voz era de una persona normal, se movía con firmeza, levantaba sus brazos mucho, aunque tiene hemiparesia y así se sostuvo en pie durante más de una hora. Hizo mientras hablaba cosas que sé que ella normalmente no puede hacer o se le dificulta en gran manera hacerlas sin apoyo o ayuda.

Al verla, ese día, otra vez pensé “esto es sólo DIOS”. Al terminar de hablar en la iglesia fuimos a comer, pero mientras nos dirigíamos al lugar nuevamente volvía a su normalidad, volvió su debilidad y dificultad para andar después de comer ya no podía levantarse de su silla.

Recuerdo que esa vez  al ver que volvía a ser paciente le dije: “Ya no estás en ‘modo profeta’, ahora estás en  ‘modo paciente’. Ella me dijo “Sí en este modo de paciente todo es más difícil” y se rio. Ver a Ana Victoria es ver la gloria de Dios, más aún verla como médico, pero como ella misma lo expresa, la gracia de Dios es quien la sostiene cada día. Es Dios mismo quien le da la fuerza y le permite salir y hablar de su amor y de su palabra....a pesar de la ELA que afecta su cuerpo.

Para mí y para mi familia ella ha sido una bendición y un ejemplo vivo de la magnificencia de Dios en los que le temen. Visitarla es tan relajante, que a veces se nos olvida que tiene ELA; su familia es genial, sus hijos sirven a Dios y son muy atentos y amables. Su esposo es un ejemplo de verdadera paciencia.


Espero esto les anime… Ah, se me olvidaba decirles que también hubo otra cosa que me sorprendió como médico y es que Ana Victoria nunca ha tomado el tratamiento específico para la ELA ( rilutek), pues los primeros años no tenía diagnóstico, después tenía un diagnóstico errado y consumió tratamiento para miastenia gravis por mucho tiempo y luego que su diagnóstico fue claramente diferenciado como ELA, el tratamiento no le ha sido entregado en la farmacia de alto costo donde ella le toca retirarlo, pero a pesar de eso, ha llegado hasta aquí y podemos decir hasta aquí la ha ayudado el Señor! su Señor, mi Señor....nuestro Señor!

Maratón 2017 ·todos Contra la ELA"

Por: Ana Victoria Sanz

Ya se afinan los detalles, los planes y preparativos para que se haga en Venezuela el 1er Maratón 2017 “Todos Contra la ELA”. En Valencia estado Carabobo será el lugar en que el deporte y la afición de correr se harán cita con valores que casi se creen perdidos en esta nación, la fe y la esperanza, pues son estos dos valores los que nos dan, a los pacientes de ELA, ánimo para vivir aún cuando todo pronostico señala muerte y es que aún se puede creer a pesar de que lo que se espera no se pueda ver, pues el poder del Amor que nunca deja de ser se hará manifiesto en estos tiempos para vencer un día este mal llamado ELA y también para vencer al mal que ha atrofiado a Venezuela y cuando eso suceda en vez de oscuridad habrá luz, en vez de muerte habrá vida y en vez de la debilidad y la atrofia que nos inmoviliza y apresa habrá fuerza y poder para movernos y correr libres y elevarnos a nuestras alturas con pies como ciervas.

Creemos que el Amor moverá a miles de amigos con fuerza y ánimo de correr y lo harán esta vez con fe y esperanza en la Vida y no lo harán sólo para demostrar que pueden aguantar el trayecto trazado, o sólo para alcanzar el premio otorgado sino que lo harán creyendo que con cada paso dado en esta carrera y que con cada kilómetro alcanzado en ella estarán haciendo frente en Contra de la ELA que nos agobia a nosotros y a Venezuela. Ellos, los maratonistas, correrán por los que no podemos correr con nuestras piernas, mientras nosotros los que no podemos correremos ese día con el corazón, sabiendo que los que sí pueden lo harán por nosotros y lo harán con mucho Amor…